jueves, 5 de julio de 2018

LA TERRIBLE AMENAZA DE LA POSESIÓN INCONDICIONAL



Era nuestro sueño recurrente, un refugio donde guarecernos los días lluviosos de las salpicaduras con las que el destino nos emborronaba las ilusiones, un cobertizo emocional para cobijarnos en las promesas de un futuro compartido entre los dos, evitando que el chaparrón del día a día difuminase el horizonte que anhelábamos. Era nuestro, sólo nuestro, el rincón exquisito en el que nadie tenía derecho a entrometerse. Nuestro, mío y de ella. Ella. Mi tesoro, mi alma, mi corazón en el suyo, el suyo en el mío. Era mía.

Ilusiones reales que no merecían romperse en mil pedazos por culpa de promesas filibusteras, argumentario de truhán de saldo que me arrebató el futuro y tornó el sueño en una pesadilla constante, en la desazón de saber que sus sonrisas no serían para mí, en el dolor punzante de verme desposeído de mi propiedad proyectada en los años por venir.

¿Qué haría yo sin ella? ¿Por qué se dejó engañar por mi adversario? ¿Qué necedad puede cegar a alguien ante lo evidente?

Maldita ignorante que me lanzó al foso de su olvido como quien tira unos zapatos al final de temporada.

Yo creía en ti. Pero me engañaste, tú no creías en mí y me dijiste que me dejabas marchar cuando quien se iba a las fantasías de otro eras tú.

¿Por qué? Dímelo antes del final...


















lunes, 2 de abril de 2018

NECESIDADES BÁSICAS


Ya se las apañarían para pagar las facturas, que cuando una puerta se cierra una ventana se abre, aunque también es cierto que la vida es como una gran manta que empequeñeció de tanto lavado en caliente para borrar las manchas del destino: si estiras de un lado, destapas otro. Pensaba esto mientras retiraba los neones de color de la fachada y colocaba el nuevo cartel: “Casa de comidas”, sin segundas lecturas. Confiaba en que los antiguos clientes entendieran que los nuevos tiempos ya no admitían negocios viejos como el suyo y que debían buscar en casa la realización de su máxima “Nada comparable a un buen polvo”.

lunes, 19 de marzo de 2018

LIBERTAD CONDICIONAL

Ya se las apañarían para pagar las facturas, siempre supieron cómo escamotear de aquí y de allá para conseguir con qué procurarse sus caprichos y vicios. Así que si ahora consistía en no morir de hambre, el ingenio se les agudizaría, como cuando burlaban los azotes del padre. Fuese como fuese, ella necesitaba independizarse del recuerdo de los embarazos no deseados, de las noches de terror esperando su regreso y de esa existencia que no pidió cuando la casaron con él. Si sus cálculos eran correctos, la indemnización del seguro le daría para vivir sus últimos años en una playa del Pacífico. Si no practicaban la autopsia, claro.

lunes, 12 de marzo de 2018

LA GRACIA DIVINA


Hacía casi dos milenios que lo habían crucificado y ella, desde ese extraño lugar que algunos llamaban Limbo, seguía sufriendo su ausencia como si el mismo Longino la hubiera atravesado a ella con la lanza en el costado. Desde el olvido al que el Padre la había relegado, revivía en sus momentos solitarios, como si fuera ayer, la última vez que lo gozó fruto de su divinidad, las ocasiones en las que su lengua florida la elevaba al éxtasis, cómo sus manos milagrosas obraban terapéuticas en su cuerpo maltratado por tantos... Magdalena, vagando por las estancias de aquella cárcel, suspiraba y pensaba: «Nada comparable a un buen polvo».

SU MASCOTA FAVORITA


Salieron juntos cogidos de la mano, ella ligeramente adelantada, y se detuvieron en el porche sin bajar los dos escalones hasta cerciorarse de que el leñador estaba a una distancia prudencial. Éste bajó su hacha e interpeló a los dos adolescentes.
–Me pareció escuchar a un animal salvaje.
Creo que se fue hacia el este respondió ella temerosa.
El leñador se giró mirando al bosque, iluminado por la luna que en ese preciso momento asomaba entre las nubes.
–O quizá no –añadió dejando que su hombre lobo saltara, ya convertido, sobre el leñador.
La muchacha recolocó su capucha encarnada y entró a ocuparse de la abuela.




miércoles, 7 de marzo de 2018

PODERES


Hacía casi dos milenios que lo habían crucificado y, como ocurre con quien no puede contar en primera persona su propia historia, el tiempo no hizo más que depositar sin remedio capas de óxido, basura y sedimentos intelectuales sobre el legado del hombre, transformando así la figura del héroe en algo muy alejado a la realidad del personaje. La joven estudiante devolvió el libro sobre ese tal Jesús a su estantería y siguió vagando por la biblioteca de la Escuela Internacional de Héroes, dudando si sus poderes sobrevenidos de multiplicar panes o caminar sobre el agua la harían enloquecer de la misma manera, creyéndose hija de un dios.

viernes, 23 de febrero de 2018

OLVIDO


Esa mañana salió de casa con el desasosiego de haber olvidado algo, no sabía el qué.

Sólo al descubrir que no había nadie por las calles dedujo que vagaba espectral y que jamás recuperaría el cuerpo olvidado.